Cuando aparece una boquera en nuestra boca solemos hacernos dos preguntas: ¿por qué salen las boqueras? ¿Qué puedo hacer para que se cure rápido? En el artículo de hoy vamos a responder a estas dos cuestiones para que tus boqueras duren lo menos posible y, mejor aún, para evitar que te salgan.

¿Qué son las boqueras?

Aunque se han popularizado con el nombre de boqueras, su denominación médica es estomatitis o queilitis angular. En concreto, las boqueras son unas lesiones que aparecen en la comisura de los labios y que se caracterizan por ser muy molestas.

Las boqueras pueden presentarse en forma de grietas o pequeñas úlceras y provocan tirantez, irritación y picor en la zona donde se encuentran. Además, dichas molestias tienden a acentuarse al abrir la boca, bostezar, comer o beber.

¿Por qué salen las boqueras?

Las boqueras pueden aparecer por causas muy diversas. Esto hace que, en muchos casos, la persona ignore el motivo por el que le ha salido una boquera. 

Sin embargo, lo que sí podemos decirte es que las boqueras son muy frecuentes y que, a la inmensa mayoría de las personas, nos sale una boquera al menos una vez en nuestra vida.

Además, los niños y los ancianos son especialmente propensos a la aparición de estas lesiones. A continuación, te contamos cuáles son las principales causas por las que salen las boqueras.

1- Erupción dental

La salida de los dientes temporales (de leche) provoca mayor salivación en los niños. Este exceso de saliva alrededor de la boca hace que la zona de la comisura de los labios se irrite y aparezcan las boqueras.

2- Sistema inmunológico debilitado

La queilitis angular es propia de personas que presentan un sistema inmunitario débil, propenso al desarrollo de bacterias e infecciones. Esto se acentúa especialmente en pacientes inmunodeprimidos. Por ejemplo, en aquellos enfermos de VIH, cáncer o diabetes.

El hecho de que estas personas se hagan una herida en la zona de los labios o se toquen la boca sin haberse lavado las manos favorece la aparición de boqueras.

3- Anemia o déficit nutricional

La falta de nutrientes (hierro, fósforo o zinc) y de vitaminas (A,B, B12 o C) también puede provocar que salga una boquera.

4- Prótesis mal ajustada

Las prótesis que no se ajustan correctamente a la boca se mueven y tienden a generar contactos y heridas en la comisura de los labios.

5- Labios secos o deshidratados

La sequedad produce heridas que pueden desencadenar en boqueras. Los principales elementos que causan deshidratación son el frío, el sol y determinados medicamentos (aquellos basados en isotretinoína).

6- Factores emocionales

Las boqueras también pueden surgir a consecuencia de una bajada de defensas, propia de situaciones de estrés.

7- Alergias

El contacto de la boca con un alérgeno (un alimento, por ejemplo) puede causar una reacción en la comisura de los labios y, con ello, una boquera.

Para tu tranquilidad, te diremos que las boqueras no son contagiosas. Eso sí, son muy molestas y pueden provocar dolor a la hora de abrir la boca, comer o beber.

¿Son contagiosas las boqueras?

No, las boqueras no son contagiosas. Sin embargo, esta cuestión genera mucha confusión entre la población. Esto se debe, fundamentalmente, a que muchas personas confunden la boquera con el herpes (el cual sí es contagioso). 

Sin embargo, el herpes es una lesión que, aunque tenga una apariencia similar, presenta un origen muy distinto al de la boquera. 

¿Cómo quitar las boqueras?

El tratamiento para quitar las boqueras dependerá de la causa que ha originado su aparición. A continuación, te vamos a decir cuáles son las principales formas de curar las boqueras.

1- Tratamiento para las boqueras de origen sistémico

Cuando la queilitis angular se debe a un problema sistémico, será necesario acudir al médico encargado de tratar la enfermedad. Este es el caso de las lesiones que se producen en personas inmunodeprimidas o anémicas.

Cuando las boqueras están causadas por la acción de bacterias e infecciones, el médico suele prescribir el uso de cremas o pomadas con antibiótico.

2- Tratamiento para las boqueras por una prótesis mal ajustada

En estos casos, resulta necesario acudir al dentista para que ajuste correctamente la prótesis y deje de provocar molestias. Además de frenar las boqueras, el paciente conseguirá sentirse más cómodo con su prótesis y evitar que se mueva al comer.

3- Tratamiento para las boqueras causadas por deshidratación

Cuando las boqueras salen debido a la sequedad de la piel (frío, sol, medicamentos con isotretinoína…) la cura pasará por utilizar bálsamos y protectores solares para los labios. 

Asimismo, si la falta de hidratación se debe a un fármaco con isotretinoína será necesario acudir al dermatólogo. Este puede pautar una reducción de la dosis o la aplicación de una crema para curar la zona.

4- Tratamiento para las boqueras de origen alérgico

En el caso de las boqueras que surgen tras el contacto con un alérgeno, será necesario identificar la sustancia que provoca la reacción. Mientras tanto, la persona podrá recurrir a medicamentos antihistamínicos (antialérgicos). 

¿Cuánto tiempo duran las boqueras?

Normalmente, las boqueras tardan entre una y dos semanas en desaparecer, una vez que se empieza a aplicar el tratamiento adecuado. 

En este tiempo, la lesión va evolucionando y cambiando su aspecto, pasando del enrojecimiento y la herida inicial hasta la posterior costra y cicatrización.



¿Cómo evitar las boqueras?

Aunque prevenir completamente la aparición de boqueras puede resultar una misión casi imposible -debido al gran número de causas que las provocan- lo cierto es que existen una serie de consejos que ayudan a evitarlas. 

Los principales remedios para prevenir la aparición de boqueras son los siguientes:

  • Mantén los labios hidratados y protegidos tanto del frío como de la radiación solar con la ayuda de bálsamos y protectores solares. 
  • Apuesta por una dieta equilibrada en la que no falten vitaminas y minerales esenciales.
  • Refuerza tu sistema inmunitario con ejercicio físico y evita los hábitos tóxicos para tu organismo (alcohol, tabaco, drogas…).
  • En la medida de lo posible, evita el estrés con la ayuda del deporte, las técnicas de relajación o la meditación.
  • Cuida tu higiene bucodental y cepíllate los dientes después de cada comida.
  • Mantén una buena higiene general y procura no tocarte la boca si no te has lavado previamente las manos. 
  • Acude al dentista una vez al año para que pueda detectar cualquier problema bucodental en una fase inicial.

Os esperamos en Clínica Dental Noemi Crespo para resolver todas vuestras dudas