Las prótesis dentales removibles o dentaduras postizas reponen los dientes ausentes y las estructuras óseas que se van reabsorbiendo a lo largo del tiempo tras la pérdida de los dientes naturales. Mediante estos dispositivos protésicos, se restablece la masticación, la deglución, el habla y la estética. 

Tal vez  el  objetivo de mayor importancia en una prótesis sea la funcionalidad, puesto que recuperar la funcionalidad de una boca es lo básico para el bienestar del paciente, y es lo primero, aunque no lo único, que ha de lograrse. Las funciones de la boca que ante todo se deben recuperar son: primero una masticación eficaz (eficiente trituración de los alimentos), sin que la prótesis interfiera en la deglución, puesto que ambas funciones influyen directamente en algo tan fundamental como lo es la alimentación, y segundo una fonética adecuada que permita al paciente una correcta comunicación, sin que la prótesis interfiera en ella, sino todo lo contrario, que la posibilite.

Las prótesis removibles no son meros instrumentos mecánicos, sino que trasmiten fuerzas a los dientes, a las encías y al hueso. Requieren un especial cuidado de adaptación, cuya duración varía según las personas y las prótesis. Cada persona tiene necesidades y características distintas, por lo que todas las prótesis son únicas y se deben confeccionar de forma individualizada. La decisión sobre la colocación de la prótesis la toman exclusivamente el dentista especialista y el paciente. 

TIPOS DE PRÓTESIS

Removibles

Son aquellas que el paciente puede retirar de la boca y volver a colocar por sí mismo. Son comúnmente denominadas como dentaduras postizas y estas a su vez pueden ser parciales o completas.

Fijas

Son aquellas que bien por cementado o atornillado, sólo puede colocar y retirar el odontólogo: fundas o coronas dentales y puentes.

Mixtas

Constan de una parte que va fija en la boca y otra que el paciente puede retirar y colocar, se trata de prótesis sobre implantes.

protesis